LA SERRA, 10 AÑOS DE DISTINCIÓN, SIGLOS DE TRADICIÓN

La Serra de Tramuntana está declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en la categoría de Paisaje Cultural. Hace una década la comunidad internacional reconoció la simbiosis entre los factores naturales y humanos realizada durante siglos que ha dado como resultado una obra monumental, en la que se mezclan cultura, tradiciones, estética, espiritualidad e identidad.

El paisaje cultural de la Serra es fruto del intercambio de conocimientos entre culturas en diferentes obras realizadas colectivamente con una finalidad productiva, condicionadas por las limitaciones impuestas por el medio físico que han sido superadas con sabiduría, con un uso inteligente de los recursos y sin destruir la naturaleza. También es la recreación de un territorio a través del imaginario colectivo y de las obras de artistas que han encontrado inspiración.

El Consorcio Serra de Tramuntana Patrimonio Mundial, integrado por representantes de las diferentes administraciones -autonómica, insular y municipal- y presidido por el Consell de Mallorca, impulsa políticas de mejora y conservación de los elementos y valores, tangibles o intangibles, que contiene la serra de Tramuntana. Actuaciones que se hacen desde diferentes ámbitos, siempre buscando la participación particular y colectiva de los agentes implicados. El objetivo es llevar a cabo acciones e iniciativas encaminadas a la mejora de la intervención humana y la sostenibilidad de este territorio nuestro, que también es Patrimonio Mundial de la Humanidad.

 

¿Qué es y dónde se localiza?

La serra de Tramuntana es una alineación montañosa de unos 90 km de longitud que se extiende en el norte de Mallorca y que se caracteriza por la diversidad de paisajes: espacios forestales formados por encinares, pinares, carrizales y otras especies, se alternan con los agrícolas, como son los olivares. Además, cabe destacar la gran cantidad de especies endémicas de flora y fauna. También concentra las mayores alturas del archipiélago balear, encabezadas por el Puig Major (1443), que protege la isla del viento frío del norte.

En el año 2011 la Serra de Tramuntana fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en la categoría de paisaje cultural. Esta distinción hace referencia al resultado de la interacción entre los factores naturales y humanos, según establece el Convenio Europeo del Paisaje.

AGENDA DE ACTOS DEL DÉCIMO ANIVERSARIO

Miembro de la Alianza de Paisajes Culturales