Serra de Tramuntana
Unesco - World heritage
Serra de Tramuntana

Entrevista a Miquel Ensenyat: President del Consell Insular de Mallorca, del Consorci Serra de Tramuntana Patrimoni Mundial y de la Alianza de Paisajes Patrimonio de la Humanidad

 

Después de una infancia entre Sóller y Maria de la Salut, Miquel Ensenyat vive una eterna juventud que mueve montañas en la Serra. Desde su época de dinamizador sociocultural a su época de dinamizador político ésta ha vertebrado su trayectoria.


Como President del Consell Insular de Mallorca, del Consorci Serra de Tramuntana Patrimoni Mundial y de la Alianza de Paisajes Patrimonio de la Humanidad, nos interesaba conocer su opinión sobre los problemas que los diferentes habitantes y visitantes de la Serra nos han transmitido a lo largo de estos meses.

CATEGORÍAS: Cultura.

22.02.2017
 

1. ¿Quién dice Miquel Ensenyat que es Miquel Ensenyat?


La mejor sentencia que pueden decir de una persona cuando se muere es que ha sido una mujer o un hombre de su tiempo. Yo intento ser una persona de mi tiempo. Además, viniendo como vengo del mundo del tiempo libre, intento seguir aquella frase de Robert Baden-Powell cuando dice "intentamos dejar el mundo un poco mejor de como lo encontramos". No sé si nuestra generación conseguirá un mundo mejor del que recibimos de nuestros padres.

 

2. Viviste tu infancia y tu primera juventud en Sóller, ¿cómo fue crecer en la Serra de Tramuntana? ¿Crees que ha cambiado mucho la vida en Sóller y en los pueblos de la Serra desde entonces?


Viví en Sóller desde los dos años y medio hasta los dieciocho, después fui a Palma. Mi padre era sollerense y mi madre es de Maria de Salut. Por ello, pasábamos muchos fines de semanas y vacaciones en María.

Sóller estaba más aislado que ahora pero era ya más ciudad que pueblo. Una ciudad orgullosa de su modernidad como haber roto la montaña para pasar un tren, los casales modernistas, de la línea marítima directa hacia Marsella o de los grandes personajes como Guillem Colom Casasnoves o Francesca Alcover.

El contraste entre Sóller y María, entre la Serra y el Pla, era muy importante. Sobre todo cuando era niño, tenía mucha más libertad en Maria de la Salut.

 

«No sé si nuestra generación conseguirá un mundo mejor del que recibimos de nuestros padres»

 

3. A los 24 años te trasladaste a Esporles, fue allí donde te iniciaste en la política, ¿cómo fueron esos primeros años de tu carrera? ¿Cómo influyó el entorno en tus valores y objetivos políticos?

Llegué a Esporles a los 24 años para trabajar de técnico de juventud pero no entré en política hasta los 33. Durante mi etapa como dinamizador sociocultural pusimos en marcha iniciativas como el Casal de Joves, Filigrana Ràdio, el Centre d’Esplai, el Grup de Natura, entre otros. La verdad es que muchas personas que ahora se han implicado en la vida pública del pueblo se formaron en ese momento. Precisamente esto es lo importante para cambiar las cosas. En los pueblos de la Serra, más aislados que en otras comarcas, es necesaria la cohesión social, la conciencia de comunidad y el contacto para poder hacer cosas juntos y sacar adelante proyectos colectivos.

4. Además del Consell de Mallorca, presides el Consorci Serra de Tramuntana Patrimoni Mundial, y desde hace unos meses, también la Alianza de Paisajes Patrimonio de la Humanidad, ¿qué retos te planteas conseguir a lo largo de tu mandato en el Consorci y en la Alianza? ¿Crees que ser Presidente de la Alianza beneficiará a la Serra de Tramuntana?

La Alianza de Paisajes Patrimonio de la Humanidad es una red que agrupa lugares con unas características similares. Lugares que la UNESCO ha reconocido. Estar en esa entidad nos permite conocer otras experiencias de gestión de paisajes que hace mucho más tiempo que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad. Nos permite aprender y mejorar la gestión de la Serra de Tramuntana. El principal reto que debemos abordar es hacer compatible el mantenimiento de las actividades tradicionales, la llegada de cada vez más visitantes y la conservación de los valores reconocidos por la UNESCO.

 

5. Joan, un pescador octogenario de Deià al que entrevistamos en noviembre, nos habló sobre la industria que había en algunos pueblos de la Serra de Tramuntana antes de la llegada del turismo. ¿Crees que el fomento de la producción local por parte de las instituciones podría ser una alternativa al actual modelo que se centra casi exclusivamente en la explotación turística (con todas las consecuencias que hemos visto que esto conlleva)?

Es fundamental que diversifiquemos nuestro modelo económico. Depender tanto del turismo nos convierte en una economía débil que cualquier hecho imprevisto puede provocarnos un problema muy importante. Esta diversificación debería basarse, entre otros sectores, en los productos artesanos, gastronómicos y de calidad que puede ofrecer la Serra de Tramuntana. En Mallorca no podemos competir por cantidad por lo tanto nuestros productos deben tener un valor añadido para que sean apreciados. Estoy seguro de que la Serra puede dar este valor añadido.

6. En octubre, hablamos con Tòfol Castanyer sobre la convivencia entre los corredores de montaña o los senderistas y los propietarios. Él defendía que las instituciones tienen que conseguir que el propietario se sienta en su casa y compensarle la colaboración con ayudas y subvenciones para regenerar las zonas de paso. ¿Cuál es tu opinión sobre este conflicto? ¿Cómo crees que podría enfocarse?

Debemos buscar el punto de equilibrio entre la protección de nuestro entorno y la actividad humana, con consensos y acuerdos con los diferentes implicados. La presión de las personas sobre el medio se ha incrementado en los últimos años y esto nos obliga a adoptar medidas para garantizar la conservación de nuestro entorno. En el caso de los acuerdos con propietarios para compensar las molestias, se debería distinguir si son iniciativas fruto de interés general e impulsadas por la administración pública o, en cambio, de promotores privados con el legítimo ánimo de lucro. Especialmente en este último caso, lo lógico es un acuerdo entre los promotores y los propietarios respetando los parámetros medioambientales que marca la administración.

7. Alberto Fernández, organizador de Eres Negre y recuperador del tomate de Ramallet, nos decía que estaría bien que un nuevo Arxiduc apareciera para unir a todos los creadores que hay en la Serra de Tramuntana haciendo cosas interesantes. ¿Has pensado en algo semejante desde alguna de las instituciones que presides?

Desde la Dragonera hasta el cabo de Formentor, la Serra está llena de creadores. Es una patrimonio valiosísimo, que debemos ser conscientes y tenemos que saber potenciar. Son los herederos de todos los artistas que han ido a buscar la inspiración en las montañas de Mallorca y las han inmortalizadas. El Consorcio de la Serra de Tramuntana es el órgano del Consejo para gestionar y potenciar nuestro paisaje cultural más preciado. Aun así, se pueden buscar otras fórmulas para poner en contacto y coordinar todos.

8. En noviembre visitamos a Maria Solivellas; durante el paseo que compartimos con ella recalcó la necesidad de que los habitantes y productores de la Serra desarrollen la misma creatividad y adaptación al medio que caracterizaron a sus ancestros. ¿Ves indicios de que esto suceda?

El mantenimiento de las actividades tradicionales de la Serra va ligado a la conservación de los valores del paisaje cultural. No queremos una Serra de Tramuntana plastificada como una pieza de museo. Queremos unas montañas, vivas, con actividad y a la vez sostenibles. No podríamos entender la Serra sin el trabajo diario de los margers, la tarea del olivar o el pasto de ganado. Existen indicios de que hay relevo en estos trabajos tradicionales. Por ejemplo, el año pasado se celebraron los 30 años de la Escuela de Margers del Consell. Una muestra de un oficio que en los años ochenta estaba a punto de desaparecer y ahora goza de buena salud.

9. Como ves, durante estos meses hemos reunido muchas visiones sobre la Serra de Tramuntana en este blog. Algo parecido a lo que hicimos en la Consulta Ciutadana. ¿Qué objetivos teníais con ella?

La campaña "Repensem Mallorca" ha supuesto uno de los mayores procesos de participación ciudadana que se han hecho nunca en Mallorca. Hemos visitado 52 municipios y nos hemos reunido con el equipo de gobierno, con todo el consistorio y con las entidades. Han participado en el proceso 476 asociaciones. Después hemos visitado los cinco distritos de Palma. Con las propuestas recogidas, redactamos una hoja de ruta que marcará el camino que el Consell de Mallorca debe seguir en los próximos años.

 

10. En esta sección hemos entrevistado a personas anónimas que hacen cosas relevantes para la Serra y personas relevantes que hacen, también, cosas anónimas. A ti te hemos elegido por la relevancia política y social que tienes por la Serra de Tramuntana pero... ¿qué cosas anónimas haces en ella?

Una de las actividades que disfruto más es andar por los caminos o subir a cimas de nuestra Serra. En definitiva, el contacto directo con la naturaleza al mismo tiempo que se hace actividad física... Pasear entre una naturaleza transformada durante siglos por la mano del hombre. Es decir, un paisaje cultural que fue valorado por la UNESCO cuando lo proclamó Patrimonio Mundial de la Humanidad.