PARAJES ÚNICOS

 
La naturaleza ha creado en la Serra de Tramuntana parajes únicos en el mundo, esenciales para comprender Mallorca. Paisajes ya convertidos en un emblema de la isla, como la península de Sa Foradada, la playa de Sa Calobra, el Torrent de Pareis, los verticales acantilados de Formentor, las singulares surgencias de las Fonts Ufanes de Campanet… Escenarios que conmueven por su enormidad y belleza, y que cada día son distintos porque la luz, el cielo, la tierra nunca son los mismos. Contemplarlos da una idea del valor de la Declaración de Serra como Patrimonio Mundial: ahora es de todos, así que entre todos hay que admirarla y protegerla.
 
Sa Foradada
Sa Foradada es una península situada en el término de Deià, cuyo nombre procede del impresionante agujero que la atraviesa, de unos 18 m de diámetro, visible desde distintas parte de la sierra. El mejor lugar para contemplarla es el mirador de Son Marroig, sobre todo durante la puesta de sol, estampa romántica e intensa.
Una anécdota sostiene que cuando el archiduque compró la finca de Son Marroig, que incluía la península de la Foradada, alguien le dijo que había pagado un precio abusivo por la misma. Pero él respondió que con lo que le había costado no había ni para pagar el agujero de Sa Foradada. Fue el archiduque quien mandó construir el camino que une Son Marroig con Sa Foradada, así como un pequeño muelle para poder amarrar su magnífico velero Nixe.
 
Sa Calobra y el Torrent de Pareis
Sa Calobra es una de las playas más visitadas de Mallorca por la espectacular belleza de su paisaje. Está situada en pleno corazón de la Serra de Tramuntana, y se accede por una estrecha carretera en un trayecto impresionante: 14 kilómetros de asfalto que bajan hasta el mar con numerosas curvas, doce de ellas de ochenta grados y una –llamada el nudo o Nus de sa Corbata– de 360º.

Un recorrido de unos 300 m por los acantilados lleva hasta la desembocadura del torrente de Pareis, que forma una pequeña playa de guijarros muy bien conservada. Un espacio impresionante, rodeado de altas paredes de roca de 30 m de largada frente al mar y más de 200 de altitud. En este escenario se celebra, a principios de julio, el Concierto Coral del Torrente de Pareis.

Cala Tuent
Playa paradisíaca situada entre Punta de sa Corda y Morro des Forat, bajo la sombra de Puig Major (1.445 metros de altitud), la cima más alta de Mallorca y de las Baleares. La arena de la primera línea da paso a cantos rodados y grava gruesa, que besa un agua cristalina. En Cala Tuent finaliza sa Costera, una de las excursiones más bellas que se pueden realizar en Mallorca, que parte del Mirador de ses Barques, en el Port de Sóller.

Acantilados de Formentor
Uno de los paisajes más impresionantes del norte de Mallorca. Se trata de una península estrecha que se alarga unos 12 km, recorrida por una carretera que lleva hasta el faro de Formentor. Siguiendo la carretera —y antes de llegar a la playa— se pasa por dos puntos desde donde se obtienen las mejores vistas: el mirador de la Creueta, con el islote del Colomer al fondo, y la Talaia d’Albercuix, torre de defensa situada casi 400 m por encima del nivel del mar, que formaba parte del sistema de defensa de la isla de los ataques corsarios.
 
Ses Fonts Ufanes
Declaradas Monumento Natural, Ses Fonts Ufanes constituyen un fenómeno hidrogeológico único en las Baleares. Son surgencias intermitentes de agua que se manifiestan de forma violenta y espontánea tras precipitaciones intensas y continuas. Se encuentran en la finca pública Gabellí Petit de Campanet.